banner.jpg

Noticias

Mito debe ser abandonado señalan expertos

3593291Evidencia científica sugiere que el contenido total de grasa de la dieta, no es una medida útil para evaluar los daños o beneficios producidos por los alimentos.

De acuerdo con un ensayo aleatorizado publicado en The Lancet Diabetes & Endocrinology journal: “Effect of a high-fat Mediterranean diet on bodyweight and waist circumference: a prespecified secondary outcomes analysis of the PREDIMED randomised controlled trial”, consumir una dieta mediterránea  no restringida en calorías y alta en grasas vegetales como el aceite de oliva o frutos secos, no conduce a un aumento de peso significativo en comparación con una dieta baja en grasa.  Los hallazgos ciertamente no implican que las dietas restringidas, pero con altos niveles de grasas no saludables (como la mantequilla y la carne procesada), bebidas azucaradas, postres o comidas rápidas sean beneficiosas.

El estudio sugiere que las directrices actuales de la salud que recomiendan una dieta baja en grasas y baja en calorías, crean un miedo innecesario a las grasas saludables, presentes en una dieta mediterránea, cuyos beneficios para la salud ya son conocidos.  La recomendación estándar para la prevención y el tratamiento de la obesidad es una dieta baja en grasa y aumento de la actividad física, y muchas organizaciones de salud como la OMS, recomiendan un límite de 30% de grasa de la ingesta total de energía.

El estudio se llevó a cabo en 11 hospitales en España durante el periodo 2003-2010 e incluyó 7447 participantes (hombres y mujeres) de edades 55-80 que fueron asignados aleatoriamente a uno de los tres grupos: 1) una dieta mediterránea no restringida en calorías, pero rica en aceite de oliva (2543), 2) una dieta mediterránea sin restricciones en caloría, peros rica en frutos secos -nueces- (2454), y 3) una dieta baja en grasas, evitando todo tipo de grasa de la dieta (2450). Profesionales de la nutrición, dieron su asesoramiento dietético personalizado a todos los participantes. La adhesión a las dietas fue buena y monitoreada por los cuestionarios realizados a todos los participantes, y tomando muestras de sangre y orina en un subgrupo aleatorio. Todos los participantes eran de alto riesgo cardiovascular o tenían diabetes tipo 2, y más del 90% tenían sobrepeso o eran obesos.

Después de 5 años, la ingesta total de grasa disminuyó en el grupo de la dieta baja en grasas (del 40% al 37.4%) y había aumentado ligeramente en los dos grupos de la dieta mediterránea (40% a 41.8% en el de aceite de oliva; 40.4% a 42.2% en el de los frutos secos). El porcentaje de consumo de energía a partir de proteínas y carbohidratos disminuyó en ambos grupos de la dieta mediterránea.

En promedio, los participantes de los tres grupos perdieron peso, con la mayor pérdida de peso observada en la dieta mediterránea con el grupo de aceite de oliva (0,88 kg reducción de peso en el grupo de aceite de oliva, en comparación con 0,60 kg para el grupo de dieta baja en grasa y 0,40 kg para el grupo de frutos secos). Hubo un aumento de la circunferencia de la cintura en los tres grupos con el mayor incremento observado en el grupo de la dieta baja en grasa (aumento de 1,2 cm para el grupo de dieta baja en grasa, en comparación con 0.85 cm para el grupo de aceite de oliva y 0.37 cm para el grupo de frutos secos).

Los autores sugieren que el mito de que «las dietas bajas en grasa y con productos bajos en calorías conducen a un menor aumento de peso» debe ser abandonado. Esta ilusión conduce a políticas paradójicas que se centran en el total de calorías, en lugar de calidad de los alimentos.

Fuente:

Estruch, Ramon et al. (June 2016).  Effect of a high-fat Mediterranean diet on bodyweight and waist circumference: a prespecified secondary outcomes analysis of the PREDIMED randomised controlled trial. The Lancet Diabetes & Endocrinology , Volume 4 , Issue 8 , 666 – 676.  Disponible en: http://www.thelancet.com/pdfs/journals/landia/PIIS2213-8587(16)30085-7.pdf

 

 

Nuevo estudio relaciona la hora de dormir en los niños con la prevención de la obesidad

durmiendoDe acuerdo con un estudio reciente de la Escuela de Salud Pública de la Universidad del Estado de Ohio: “Bedtime in Preschool-Aged Children and Risk for Adolescent Obesity, se ha encontrado que ir a la cama después de las 9 p.m. se asocia con un doble riesgo de obesidad en el futuro.

Esta nueva investigación utilizó datos de 977 niños que formaban parte del Study of Early Child Care and Youth Development, en el que se les dio seguimiento a bebés sanos nacidos en 10 sitios de Estados Unidos en 1991.

Los autores dividen la hora de dormir de los preescolares en tres categorías: 8 p.m. o más temprano, entre 8 y 9 p.m., y después de las 9 p.m. Los niños estaban alrededor de 4 años y medio de edad cuando sus madres informaron de su hora de dormir típica de lunes a viernes. Los investigadores vincularon la hora de dormir de los niños preescolares a padecer de obesidad cuando los niños fueran adolescentes, a una edad promedio de 15 años.

Encontraron una notable diferencia: Sólo 1 de cada 10 de los niños con las horas de acostarse temprano eran adolescentes obesos, en comparación con el 16 por ciento de los niños con la hora de dormir de gama media y el 23 por ciento de los que fueron a la cama muy tarde.

Investigaciones anteriores han establecido una relación entre la corta duración del sueño y la obesidad. Y un estudio encontró una correlación entre la hora de “dormir tarde” y el riesgo de obesidad, cinco años más tarde. Este nuevo estudio sobre las horas de dormir, es el primero en utilizar datos sobre la obesidad recogidos alrededor de una década después de que los niños estaban en edad preescolar.

Teniendo en cuenta los posibles mecanismos que vinculan la hora de dormir temprano y el peso corporal saludable, además de los beneficios para el funcionamiento social y emocional de los niños, los autores de este estudio recomiendan que los pediatras deben alentar a los padres de niños pequeños, a establecer una rutina de acostarse a dormir “temprano” (antes o a las 8p.m.) y apoyarlos en sus esfuerzos para superar los obstáculos que se enfrentan en la implementación esta rutina.

Fuente:

Sarah E. Anderson, Rebecca Andridge, Robert C. Whitaker. Bedtime in Preschool-Aged Children and Risk for Adolescent ObesityThe Journal of Pediatrics, July 2016 DOI: 10.1016/j.jpeds.2016.06.005

 

 

 

Viteri, una vida dedicada a la investigación de la nutrición humana

dr. fernando viteri
Un fructífero legado ha dejado el doctor Fernando Viteri a la investigación de la nutrición humana.

Brillante, sencillo, afectuoso, cercano, “un caballero de la ciencia”, “ejemplo de vida en todo sentido”, son tan solo algunas de la cualidades con las que describen a Viteri quienes trabajaron y compartieron con él en el INCAP, dadas sus cualidades humanas y profesionales cuando fue Jefe de la División de Biología y Nutrición Humana en el Instituto, de 1962 a 1980.

Fue Doctor en Ciencia (Fisiología) por la Universidad de Cincinnati, Universidad de Medicina, 1965; así también realizó sus estudios en la Facultad de Medicina de la Universidad de San Carlos de Guatemala, 1955.

Profesor Emérito de Ciencias de la Nutrición y Toxicología en la Universidad de California en Berkeley y Científico del Instituto de Investigación del Hospital de los Niños de Oakland (CHORI).

Su principal interés en investigación consistió en aportar las bases científicas para el tratamiento de la desnutrición proteico-calórica aguda infantil, la prevención y tratamiento de las deficiencias nutricionales, especialmente la del hierro y la anemia por otras deficiencias de nutrientes.

Su investigación cubrió los estudios diseñados para probar la eficiencia y eficacia en intervenciones para mejorar el estado nutricional del hierro y fue pionero en el estudio del riesgo de estrés oxidativo asociado a la suplementación diaria con hierro. Las áreas de investigación abarcan desde los de tipos genético hasta los estudios a nivel poblacional, incluyendo funciones de la célula y órganos vitales integrados en modelos animales y metabolismo humano.

Otros intereses a los que les dedicó su atención fueron el área del metabolismo y la interacción en el metabolismo de micronutrientes, con énfasis en hierro, cinc, cobre, folato, vitamina E.

Ha dejado cuantiosas publicaciones científicas en idiomas inglés y español.

El Centro de Documentación del INCAP resguarda 131 artículos científicos con el aporte del doctor Viteri, los cuales están disponibles para ser consultados.

El legado del Dr. Viteri muestra ejemplarmente cómo los resultados del esfuerzo y la dedicación de toda una vida a la investigación de la nutrición humana, finalmente pueden convertirse en políticas públicas de beneficio para la humanidad.

Portales
comiteetica white portal
   
   biblioteca white sisvan white
   
   ciipec white mesocaribefoods white
   
 certificacionincap white  
   
Eventos
Lun Abr 04, 2016 @08:00 - 05:00PM
Charlas en Seguridad Alimentaria y Nutricional